11 de julio de 2012

DESIGN MAKERS: Irene Belenguer, creadora de Minimís.







Irene es la creadora de una firma singular que trabaja en la creación de pequeñas piezas de arte para convertirlas en accesorios. Minimís es un proyecto que empezó como una inquietud y ahora es un presente contínuo que crece y crece.



TBM: ¿Cuando y cómo empezaste a interesarte por el handmade?

Irene - Minimís: Mi afición por el “handmade” viene de lejos, tanto consumidora como “realizadora”. En mi casa, gracias a mi madre, siempre ha habido alguna herramienta de bisutería y collares y pendientes que ya no utilizábamos para poder deshacer y reconvertir en nuevos complementos. Me encantaba ir a tiendas de manualidades para comprar abalorios. Era uno de los mejores planes que me podían proponer.

Tanto a mis hermanos como a mí siempre nos ha gustado trabajar con las manos y no se nos ha dado del todo mal. En el colegio, la asignatura de plástica (supongo que ya no se llama así) era una de nuestras preferidas. Como consumidora, recuerdo que otro planazo era ir a “los Hippies” del Parterre y comprar algún collar o pulsera hechos a mano.


Cuando crecí, estos pendientes y collares que al principio hacía sólo para mí, empezaron a llevarlos mis amigas y conocidas. En mi época de estudiante empecé a venderlos para sacarme algo de dinerillo. Me encantaba ver cómo casi a diario mis amigas y amigas de mis amigas lucían mis pendientes.




TBM: ¿Por qué Minimis? (origen de la pieza y el nombre)

Irene - Minimís: Las Minimís nacieron mucho más tarde, en el 2008, cuando descubrí una tienda en Barcelona especializada en fieltro, de miles de formas y colores. Hice una primera muñequita, nada que ver con lo que son ahora. Hice una prueba con los fieltros que tenía, así quedó una muñequita con la cara verde y el pelo rojo, un poco fea, la verdad. Empecé a hacer otras, con los ojos en forma de cruz, ya que no sabía hacer otra cosa. Tuvieron gran acogida en mi trabajo, con una gran plantilla de mujeres, y algunas de ellas empezaron a pedirme que su muñequita tuviera sus mismos rasgos distintivos. Debían tener nombre, y un día, en una reunión con amigas, empezamos a pensar. Después de varias propuestas surgió Minimís, como plural de Minimí. Registré la marca y diseños a finales de 2009. Ya se conocían con este nombre y no quería que me lo quitaran.
Es un nombre fácil, que la gente recuerda. En muchas ocasiones yo ya no soy Irene, soy Minimís.



















TBM: Nos interesa la parte de los vídeos animados con las Minimís, explícanos eso!

Irene - Minimís: Soy Licenciada en Comunicación Audiovisual y trabajé en tv hasta que decidí abandonar esta profesión, un poco por las condiciones laborales, un poco porque quería llevar a cabo mi proyecto personal. Casi todos mis amigos pertenecen a este ámbito y pensamos que hacer vídeos animados de las Minimís, los Minifilms, se podría convertir en un rasgo distintivo de la marca. Así que cada “x” tiempo lanzamos un capítulo en el que ellas son las protagonistas. Son historias en las que nuestros seguidores también participan, normalmente realizamos sorteos para que ellos voten por una continuación de la historia.



TBM: ¿Cómo nace y se hace una Minimí?

Irene - Minimís: Las Minimís son una réplica en miniatura de la persona a “minimizar”, trabajo a partir de fotos y una descripción física, por lo que cuantos más detalles tenga, más conseguida quedará la Minimí. La base es de fieltro 100% lana. Utilizo hilo para bordar los ojitos y la boca, y telas de algodón para vestirlas. Las piernas y bracitos son cadenitas que se mueven al compás de tus pasos. Uso trocitos de cuero para hacer los bolsitos. Las más “festivas” pueden vestirse con flecos de seda y cualquier fornitura que pueda servir de tocado o sombrero.
Me gusta utilizar materia prima de primera calidad. A veces reutilizo vaqueros, etiquetas o cualquier cosa que me pueda servir para ellas.



















TBM:
Momento investigación de materiales, inspiración....

Irene - Minimís:
Sobre todo me gusta buscar los materiales en la tiendas, me encanta pasarme horas buscando y rebuscando en almacenes de mercerías, tiendas de abalorios o tiendas de telas… Aprovecho viajes a otras cuidades para buscar este tipo de tiendas (Valencia ya se me queda pequeña).
Muchas veces compro cosas que no sé para qué las voy a utilizar, las guardo en un lugar visible, para poder verlas y que me vayan surgiendo ideas de qué poder hacer con ellas. En ocasiones este mismo material me sirve de inspiración. Internet también es una gran fuente, me pasaría horas y horas navegando, lástima no tener tanto tiempo como el que quisiera. Otras veces me viene paseando por la calle, viendo un escaparate, una película, una persona con un look especial…
Normalmente la idea madura en mi cabeza durante mucho tiempo, incluso meses, hasta que un día decdo que ya está bien y me pongo a hacerlo.


TBM:
Diseño handmade, danos tu opinión acerca de este ámbito.

Irene - Minimís: Vivimos en un momento en el que todo parece cortado por el mismo patrón, en un mundo globalizado en el que la producción industrial masiva de todo hace que todos vayamos iguales. El diseño handmade, lo hecho a mano, por tanto, para mí tiene un toque de exclusividad y originalidad que otros productos no pueden tener. Productos muy cuidados que, aunque se repitan, nunca podrán ser unos iguales a otros.



La diferenciación es, hoy por hoy, nuestro valor más preciado, y el trabajo de creadores y diseñadores como Irene hacen que sea posible, asequible e irrepetible.

Te seguimos la pista Irene!! Gracias por dedicarnos tu tiempo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores